Interferencia Radiofónica

Imprimir

radio antiguaDamas y caballeros:

La columna de hoy no es un teatrillo (¿O sí??). O sea, no vamos a tener telón.... (¿O sí?). Ni banda sonora. Definitivamente, lo de hoy es otra cosa...

Me explico, para variar: Lo cierto es que tenía a las criaturas del Baúl tan nerviosas, agobiadas y fuera de sí, más aburridas que una ostra, que decidí, por una vez, darles vela en este entierro (y nunca mejor dicho).

El asunto es que al Profesor Franz se le estropeó inoportunamente su aparato de radiofonía, hecho que no me extraña en absoluto, teniendo en cuenta que era un modelo de 1948, aunque muy robusto, no cabe duda (no sé yo si la Ley de 1974 tiene la misma robustez, por poner un ejemplo cualquiera...Tampoco las paredes de mi casa).

Y dado que últimamente solamente las galletas y la radio del ilustre profesor constituían las distracciones de mis queridos esperpentos (tengamos en cuenta que están dando clases de economía y finanzas con Toro Sentado, y estudiando filosofía tras escuchar a nuestra real Juana la Loca), el experimento me lo sirvieron, sin quererlo, en bandeja de plata.

No se enteraban de nada, los pobres, y como a mí me pasa lo mismo a menudo por internet, concretamente en Facebook, pensé que podría constituír un buen ejercicio que anotaran minuciosamente lo que oían, de manera literal, distribuyendo las transcripciones de las embarulladas emisoras por turnos, y vendiéndoles el asunto como un preludio a “poesía encadenada” que podría ser publicada, con su nombre y todo... Benditas criaturas, a veces son profundamente inocentes. En el fondo, las adoro.

Así que ahí va el resultado de su minucioso trabajo. Bueno, parte de él, pues en realidad, me han remitido 40 hojas tamaño A4 a un espacio, todo perfectamente reglamentario. ¡Y en plica para concursar!

Zambullida en tamaña insensatez, no puedo menos que invitar a los lectores que les dé la gana a seguir el hilo del despropósito. A las criaturas les encantaría, y me temo que el asunto puede ser, en realidad, inacabable....

Para mí, una muestra de “arte vivo” (se entiende, “arte vivo contemporáneo”, de ese que cuelga lienzos pintados de blanco en los museos, lo cual supone un reto de pericia indescriptible...), en el que se ha colado alguna emisora que, aunque resulte increíble para todos, hablaba de... ¡¡¡Quiosqueros!!!. Gran hallazgo... Desconozco del todo si Super Quiosquero Man ha tenido algo que ver en la emisión del programa, pero el caso es que en alguna onda se ha pillado el tema en cuestión, de tal modo que no he podido dejar de pensar en la columna de Gárgola, y desde luego, también en la última, "Un Calamar en el Tíbet", y no por alusiones, pero sí por inquietantes premoniciones.

No me cabe duda de que el mayor “arte vivo”, el mayor happening al respecto, es el que vivo cada día en Internet. Happening del que, por supuesto, formo parte... Happening, o sea, Evento”. Así que, al final, igual resulta que sigo sumida en un teatrillo.

Un abrazo, ahí va el disparate.

Os invito, de verdad, a continuarlo. Solamente hay que enchufar en “off” la radio de la mente. O darle un porrazo atinado a la de verdad, la que lleva pilas alcalinas.

¡Uno, dos, tres!

Transcribiendo informe....

Lamento que se colara un entierro.

También lamento que sea tan... ¿Ácida? ¿Irónica? ¿Casi escatológica? No lo sé...

 

Transcripción parcial y literal de las criaturas del Baúl respecto a las interferencias en el aparato radiofónico del Profesor Franz de Münich:

 

 

 

 

 

 

 

Interferencia Radiofónica

  

Damas y caballeros:

 La columna de hoy no es un teatrillo (¿O sí??). O sea, no vamos a tener telón.... (¿O sí?). Ni banda sonora. Definitivamente, lo de hoy es otra cosa...

 Me explico, para variar: Lo cierto es que tenía a las criaturas del Baúl tan nerviosas, agobiadas y fuera de sí, más aburridas que una ostra, que decidí, por una vez, darles vela en este entierro (y nunca mejor dicho).

 El asunto es que al profesor Franz (http://www.adi-today.es/columnas/130-el-profesor-franz-de-munich-o-el-poder-real-de-la-imaginacion?catid=38%3Abandolera-teatro-familiar-desde-barcelona ) se le estropeó inoportunamente su aparato de radiofonía, hecho que no me extraña en absoluto, teniendo en cuenta que era un modelo de 1948, aunque muy robusto, no cabe duda (no sé yo si la Ley de 1974 tiene la misma robustez, por poner un ejemplo cualquiera...Tampoco las paredes de mi casa).

 Y dado que últimamente solamente las galletas y la radio del ilustre profesor constituían las distracciones de mis queridos esperpentos (tengamos en cuenta que están dando clases de economía y finanzas con Toro Sentado, http://www.adi-today.es/columnas/909-el-gran-jefe-sioux-toro-sentado-o-la-autentica-conciencia-de-grupo?catid=38%3Abandolera-teatro-familiar-desde-barcelona , y estudiando filosofía tras escuchar a nuestra real Juana, http://www.adi-today.es/columnas/810-juana-la-loca-o-la-desgracia-por-un-reino?catid=38%3Abandolera-teatro-familiar-desde-barcelona ), el experimento me lo sirvieron, sin quererlo, en bandeja de plata.

 No se enteraban de nada, los pobres, y como a mí me pasa lo mismo a menudo por internet, pensé que podría constituír un buen ejercicio que anotaran minuciosamente lo que oían, de manera literal, distribuyendo las embarulladas emisoras por turnos, y vendiéndoles el asunto como un preludio a “poesía encadenada” que podría ser publicada, con su nombre y todo... Benditas criaturas, a veces son profundamente inocentes. En el fondo, las adoro.

 Así que ahí va el resultado de su minucioso trabajo, parte de él, en realidad, pues me han remitido 40 hojas tamaño A4 a un espacio, todo perfectamente reglamentario. Y en plica....

 Y como me he zambullido en tamaña insensatez, no puedo más que invitar a los lectores que les dé la gana que sigan el hilo del despropósito. A las criaturas les encantaría, y me temo que el asunto puede ser, en realidad, inacabable....

 Para mí, una muestra de “arte vivo” (se entiende, “arte vivo contemporáneo”, de ese que cuelga lienzos pintados de blanco en los museos, lo cual supone un reto de pericia indescriptible...), en el que se ha colado alguna emisora que, aunque resulte increíble para todos, hablaba de ¡¡Quiosqueros!!!. Desconozco del todo si Super Quiosquero Man tuvo algo que ver en la emisión del programa, pero el caso es que alguna onda se ha pillado, de tal modo que no he podido dejar de pensar en la columna de Gárgola, http://www.adi-today.es/columnas/156-un-dia-en-el-museo?catid=44%3Ala-gargola-impasible-por-miquel-farriol , y desde luego, en la última, la del calamar en el Tíbet.

 No me cabe duda de que el mayor “arte vivo”, el mayor happening al respecto, es el que vivo cada día en Internet. Happening del que, por supuesto, formo parte... Happening, o sea, Evento”. Así que al final igual se trata de un teatrillo.

 Un abrazo, ahí va el despropósito.

Os invito, de verdad, a continuarlo. Solamente hay que enchufar en “off” la radio de la mente. O darle un porrazo atinado a la de verdad.

 

¡Uno, dos, tres!

Transcribiendo informe....

Lamento que se colara un entierro.

También lamento que sea tan... ¿Ácida? ¿Irónica? ¿Casi escatológica? No lo sé...

  

Transcripción parcial y literal de las criaturas del Baúl respecto a las interferencias en el aparato radiofónico del Profesor Franz de Münich:

 

 

 

 

 

 

 

 

BANDOLERARosy (Bandolera), desde Barcelona.