...::; a:Ditoday ;::...

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Papel Mojado

Correo electrónico Imprimir PDF

Alberto-Pablo Valderrama tiene 46 años y trabaja en la cadena de producción de accesorios para automoción en una multinacional. Lleva ocho años casado con Laura-María, una guapa colombiana de 32 años, con quien se instaló en Barcelona hace cinco. Tienen dos hijos: Pedro-Alberto y Juana-Lucía.

En el mismo turno de producción de Alberto-Pablo también trabaja Antonio Díaz, un joven barcelonés hijo de una família de provincia que se instaló en Barcelona en busca de trabajo. Antonio tiene 23 años, y hace unos meses que conoció a Sandra, una buena chica de família humilde.

Alberto-Pablo y Antonio trabajan en la misma especialidad, y en el mismo sitio, pero no se parecen mucho. Alberto-Pablo es muy posesivo y no deja salir de casa a su esposa, por miedo a que conozca a alguien y lo deje plantado como un geranio. En cambio, Antonio hace unas semanas se ha ido a vivir con Sandra en un pequeño piso de la Zona Franca. El no quiere casarse, no necesita ningún papel para comprometerse y serle fiel a su novia, que trabaja de dependienta en una tienda de moda en el Paseo de Gracia; cada uno tiene su sueldo y comparten libreta en el banco de la esquina.

Por su parte, Laura-María, la esposa de Alberto-Pablo, no tiene trabajo estable, lleva a los niños al colegio y cuida a su suegro, que vive con ellos y sufre una grave enfermedad. A veces, Laura-María hace trabajos de limpieza en casas de vecinos, pero su marido es quien gestiona los pequeños ingresos que tienen, y apenas le permite caprichos, ni siquiera comprarse una lata de Paté de Campaña que tanto le gusta a ella.

El sábado pasado celebraron la comida del 50 Aniversario de la empresa, y pese a la crisis sirvieron manjares exquisitos. Allí estaban todos: los directivos de la central alemana, los de la fábrica de Barcelona, y por supuesto los trabajadores, todos ellos acompañados de sus parejas con sus mejores vestidos. Bueno, todos no, faltaba Laura-María, que se había quedado en casa creyendo que su marido estaba haciendo horas extras. Al concluir la fiesta, a altas horas de la noche, Enrique, un jovenzuelo aprendiz, y además soltero, propuso ir a un bar de copas de esos en los que hay señoritas que sirven copas y más, idea a lo que se sumó, entre otros, Alberto-Pablo.

Lo que le ocurrió a Alberto-Pablo en aquel tugurio, lo omitiré por respeto; sólo le importa a Laura-María, su fiel y entregada esposa, que cuando se enteró por terceras personas, rompió a llorar. Porque esa noche no fué una noche cualquiera: al llegar Alberto-Pablo a casa, lo esperaba su mujer, temblorosa y con lágrimas en los ojos, para pedirle explicaciones...

Los gritos no se hicieron esperar,.Se escucharon en el piso de al lado y hasta en la farmacia de los bajos.

Alberto-Pablo le recalcó a Laura-Maía que quien aportaba el dinero a la economía familiar era él, y por lo tanto, se lo podía gastar en lo que quisiera.

Laura-María, sin pensarlo demasiado, le pidió el divorcio, pero Alberto-Pablo le recordó que de qué iba a vivir, si no tenía trabajo ni conocimientos. Los reproches se sucedieron en cadena., Ella le recordó el momento en el que quiso apuntarse a un cursillo de catalán para poder buscar un trabajo, y él no se lo permitió.

...

Diez años despues...

...

Pese al compromiso firmado en la hoja de un libro Sagrado de una Iglesia colombiana, aquello ni era amor, ni había respeto ni fidelidad, al menos por una parte. Laura-María cogió un avión de vuelta a su país y se instaló con sus hijos en casa de sus padres. Jamás volvió a enamorarse. De hecho, ella seguía amando a Alberto-Pablo pero sabía que para él no era más que un juguete y una asistenta.

Alberto-Pablo, se volvió a casar, y tres años después volvió a divorciarse, historia que podemos cerrar hasta que ayer lo enterramos, víctima de una larga enfermedad.

Pese a que en su vida de trabajo le había hecho la vida imposible, en el entierro sólo estaba Antonio Díaz, con su compañera y los tres hijos que han tenido juntos. Siguen sin casarse, y cada día más enamorados el uno del otro.

quioscVerdJaume Montaner (desde Canyelles, Barcelona)

 

El video

EUROmodul stand TRANSFORMER 7 Abril 2013 Video Portada
EUROmodul stand TRANSFORMER
Leer más 0 Comentarios 4637 Lecturas
 
 

Lo que se comenta...

 

Regístrate en a:Ditoday

a:Ditoday

 

Regístrateen a:Ditoday y tendrás acceso al resto de secciones:

 

  • Foros exclusivos
  • Noticias adicionales
  • Participación en encuestas
  • Acceso a bases de datos

 

Para registrarte en a:Ditoday tan sólo necesitas una cuenta de e-mail válida.

 

Ya nos sigues?También puedes seguirnos en Twitter, en FaceBook y en Google +1