...::; a:Ditoday ;::...

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

La mentira como arte

Correo electrónico Imprimir PDF

MentirosoÚltimamente he escuchado o leído que los españoles consideran que el principal problema del país es el paro, el segundo, la situación económica y el tercero… ¡los políticos! ¿Habré entendido mal o es que acaso nos estamos volviendo inteligentes de repente? Fíjense cómo apuntará el panorama, que algunos tertulianos prevén que, en breve, el cuarto problema será el Consejo de Ministros de los viernes…

Realmente, el nivel intelectual medio de nuestros mandatarios es de nota, acorde, claro está, con el nivel de los electores, que todavía vamos ilusionados a echar nuestra papeleta en la urna con la esperanza de que el nuevo gobierno nos ayudará a salir de penurias. Luego, la oposición da lecciones al gobierno de cómo salir de una crisis que ellos mismos no supieron evitar, mientras que el gobierno pone en marcha proyectos que los otros sólo se atrevieron a enunciar y que, aun así, lograron el rechazo unánime de la oposición.

Si no fuera por lo que es, hasta tendría una cierta gracia el discurso de nuestros políticos.

Desde hace cinco meses, Elena Valenciano insiste en convencernos de la falta de programa y de la improvisación continua del gobierno de la derecha (en contra de la opinión del secretario general de su partido, que defiende la teoría del programa oculto), como si fuese posible improvisar veintitantos consejos de ministros que pongan de acuerdo a todos los partidos políticos, salvo CiU: ni una sola medida aprobada por este gobierno ha contado con el respaldo de la oposición; hasta Convergencia niega su total apoyo, aunque su mayor razón para ello sea denunciar que los recortes no recortan lo suficiente.

La Sra. Valenciano ha dado con una frase de éxito y la va repitiendo cada vez que se acuerda (en 10 días se la he oído decir 3 veces): “Rajoy está recortando derechos con los que ni siquiera Aznar se atrevió”, frase que alcanza similar nivel intelectual que cuando yo afirmo que con la democracia hemos perdido logros laborales que ni la dictadura fue capaz de quitarnos

Pero olvidémonos de la leal oposición al Gobierno de su Majestad. Durante, al menos, cuatro años va a incidir muy poco en nuestro desenrollo económico (primero hay que desenrollar el lío y, después, ya hablaremos de desarrollo). Nos fijamos en primer lugar en la sentencia de Mariano Rajoy: “Haré todo lo que sea necesario para sacar a España de la crisis, aunque antes haya dicho que no lo voy a hacer”. A eso se le llama ser valiente e ir con la verdad por delante. Puntualicemos: sería valiente si lo hubiera dicho en otro país que no fuera España (aquí no se moviliza nadie salvo que sea de penalty), y sería verdad si nos lo hubiera explicado durante la campaña electoral y no a voto echado. Alfredo Pérez estaba en un error: el PP no tenía un programa oculto, lo que tenía era un programa secuestrado.

Respecto a la tan traída y llevada subida de impuestos, Esperanza Aguirre ha sido clara: “No se van a subir los impuestos; eso sí, ajustaremos las tasas a los costes reales”. Doña Esperanza define “tasas” como la cantidad que pagamos por un servicio público; deduzco entonces que “impuestos” es lo que pagamos por la cara. La verdad es que el diccionario nos rectifica a la presidente y a mí:

· impuesto, ta.

2. m. Der. Tributo que se exige en función de la capacidad económica de los obligados a su pago.

· tasa.

3. f. Der. Tributo que se impone al disfrute de ciertos servicios o al ejercicio de ciertas actividades.

Tributo que se impone, es decir, que se exige, es decir, impuesto, o sea, por güevos. Me temo que esto de esquilmar a ”los ciudadanos de a pie” no lo resuelve ni Robin Hood, ni José María el Tempranillo, ni los Siete Niños de Écija.

Como conté recientemente, he cambiado de emisora de radio matutina y ahora oigo a menudo al President Mas. “La causa de crisis, interpreté que decía, es la disbauxa en que han vivido los españoles en los últimos años”. Confieso que no sabía el significado de la palabra.

· disbauxa.

1 Excés de diversió, ús immoderat del menjar, el beure i d’altres plaers sensuals.

(¡Coño! ¿Quizá el President trataba de decir que me estaba yendo de pilinguis por encima de mis posibilidades?)

2 Excés, ús immoderat d’alguna cosa.

(¡Menos mal! Uno puede disbauxar de cintura para arriba, incluso.)

De todos modos quedé preocupado: mi potencial exceso de gasto podría estar llevando al país a la ruina. He repasado el extracto del banco y comprobado que, en efecto, tengo una deuda con la entidad. Uno de los apartados consultables me mostraba un estadillo tal que así:

· Total deuda: X mil €

· Final plazo: abril de 2017

· Impagos: 0 €

· Recibos atrasados: 0 €

O sea, que servidor ha gastado (está gastando) más de lo que tenía pero siempre he pagado las cantidades comprometidas en el plazo comprometido y sin necesidad de subir los impuestos a mis súbditos. Y jamás he aprobado un presupuesto deficitario, por lo cual mi Prima de Riesgo se sitúa en un nivel similar a la de Alemania. ¿No será, señor President, que usted y sus antecesores han estirado más el brazo que la manga (los últimos datos aseguran que los bonos emitidos por la Generalidad de Cataluña están a un paso del “bono basura”), y ahora le echan la culpa al “tonto del pueblo”?

Me ha gustado la palabra: disbauxa.

quiosqueroAntonio Linares (Quiosquero) Barcelona - DESDE MI RETIRO

 

El video

EUROmodul stand TRANSFORMER 7 Abril 2013 Video Portada
EUROmodul stand TRANSFORMER
Leer más 0 Comentarios 5415 Lecturas
 
 

Lo que se comenta...

 

Regístrate en a:Ditoday

a:Ditoday

 

Regístrateen a:Ditoday y tendrás acceso al resto de secciones:

 

  • Foros exclusivos
  • Noticias adicionales
  • Participación en encuestas
  • Acceso a bases de datos

 

Para registrarte en a:Ditoday tan sólo necesitas una cuenta de e-mail válida.

 

Ya nos sigues?También puedes seguirnos en Twitter, en FaceBook y en Google +1