...::; a:Ditoday ;::...

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

La Escalada de Roque, o la Necesidad del Impulso hacia Atrás

Correo electrónico Imprimir PDF

escalada al atardecerEs la primera vez que me siento tan tristemente identificada con una de las criaturas del Baúl… Y probablemente, la ocasión en que más me desnudo en una introducción.

Yo las comprendo, las entiendo y las quiero a todas. Pero no puedo negar que, en esta ocasión, las “circunstancias” que rodean a Roque, lo que le ocurre, parece una réplica de lo que yo misma estoy viviendo, por no decir soportando patéticamente cada mañana, desde hace ya demasiado tiempo, entendiendo demasiado tiempo por lo que parece ser “higiénicamente” razonable.

Lo cierto es que el resto de esperpentos se preocupan bastante por él (o por el buen rollo del Baúl, que no es lo mismo), intentan que encuentre valor y energía, le hablan, le ofrecen galletas, le obligan a moverse. De hecho, nuestro mosquetero D'Artagnan le machaca con clases de esgrima diarias con el fin de que nadie sea una rémora en el Baúl -su personal castillo-, y la viuda de Anselmo le llama “gallina” cada bendito día, en parte porque es una Cruella de Vil per se y aprovecha la circunstancia para desahogar el látigo de su propia insatisfacción con el que cree es la víctima más débil, en parte porque no soporta compadecerse de la desgracia ajena, pues ello trastocaría la consecución de sus objetivos.

Pero el tema es que ninguno de ellos, el auténtico hábitat de nuestro protagonista, se ha planteado ni un solo instante algo que me temo resulta crucial para él: una nueva vida para Roque. O lo que es lo mismo en realidad, dejar que Roque recupere su esencia. Tan solo Johnny “el hippie” le deja en paz, y el Padre Benito le mira con piedad, y reflexiona. Pero ambos deben vivir su propia historia.

Por suerte, Don Diego, “El Zorro”, empieza a escuchar con interés los problemas íntimos de Roque. Por aquello de que su doble personalidad desarrolla necesariamente una empatía hacia lo irregular.

Porque ese “Yo soy yo, y mis circunstancias” del gran Ortega y Gasset funciona de manera óptima para determinados caracteres muy arraigados en este lado del espejo (aunque sean esperpentos, como todos). Pero para quienes lo traspasan por naturaleza, sin quererlo, y se encuentran misteriosamente en “el otro lado”, aquel en que las circunstancias pueden ser cualquiera de “los mundos posibles”, y son lo que son sencillamente por caprichos de azar, el miedo y el terror no es solamente una cuestión mental. Es una cuestión íntimamente celular.

Dar por hecho que tener valor es superar los miedos sin cambiar de coyuntura vital es una buena frase, pero quizás peligrosamente ingenua, pues no tengo claro que quien la proclame sea consciente del terror escénico que puede albergar un alma. Un cerebro. Unas células. Terror ante eventualidades permanentes que no quiere como suyas, y a las que repudiaría al menos en parte. Consciente de su mortalidad.

Y la pena es que lo “accidental” en todo ello, lo contingente de la situación, es la propia circunstancia, no el ser. Con lo cual, el ser podría evolucionar cambiando el “estar”. No tengo claro que a Roque le haga falta una terapia conductista. Quizás a Roque solamente le haga falta despegarse de las pegatinas con que la circunstancia le ha etiquetado, y renacer con un nuevo reto personal.

Pero como “el espejo” son los otros, o los otros lo respetan y no le dan excesiva caña, o Roque jamás superará el vacío y el miedo visceral en los que ha caído…

Y Roque, desde luego, no quiere morir víctima de la casualidad.

En fin, os pido perdón por esta introducción que me resulta un tanto tétrica, o al menos excesivamente seria, pero o escribo lo que me dicta la mano, y mi mano es sierva del corazón, o no escribo. Es lo que hay.

Así que, damas y caballeros, les presento a mi querido Roque, al auténtico, al que conocen más por el hacer que por el ser, que viene aquí a contarnos su “contingente” historia entre líneas.

Tranquilos todos, es más divertido que la autora.

¡Adelante, Roque!

¡Empieza la música!

¡Arriba telón!

 

PERSONAJE: ROQUE, EL ESCALADOR.

DISFRAZ: Mallas, camiseta, arnés, zapatos para escalada (pie de gato), mochila, mosquetones, cuerdas, anillas, casco, una petaca de orujo.

COMPLEMENTOS: Pollo cantador, el cactus de Alenvedi.

TEMA MUSICAL Y VIDEO: http://youtu.be/UlcQ3mxlNfs

 

TEXTO BASE DE ROQUE:

(Entra acalorado y jadeante, con cara de susto y el gesto congestionado)

¡¡Uff!! Hola, colegas. Acojonadito vengo, pero de verdad y cosa fina... Vamos, replanteándome aquí mi vida entera....

(Deja en el suelo de golpe la mochila, las cuerdas, los mosquetones, el cactus, y todo lo que lleva encima, menos el arnés colgando con el pollo cantador y la petaca).

Y eso que llevo unos cuantos años practicando la escalada profesional con total entrega, arrojo y valentía (Le da un trago a la petaca de orujo). Claro, que resultaba imprescindible: todos mis hermanos eran bomberos, y necesitaba un oficio de valor a toda costa. Sabía que mi madre esperaba, como mínimo, que saliera en el récord Guinness, para no ser menos en el honor de la familia.

(Dulce sonrisa)

Es que mi padre era domador de fieras en su propio circo, nada que ver con los bomberos, pero todo un personaje que se hizo a sí mismo.

Así que desde que descubrí en los cómics las aventuras de Spiderman (más de aire que de fuego, desde luego), un menda empezó a escalar insistente cada puñetero fin de semana, y desde entonces me he chupado, por lo menos, trescientas paredes, ciento cincuenta cuevas, quinientos picos, diez mil kilómetros de caminata, y unas cuantas diarreas añadidas.

(Levanta el dedo con resolución)

Y lo que es más importante: he abierto nada menos que diez nuevas vías de escalada: La Roqueta, El Roquetón, La Roquetina, El Roquetino, La Roquetísima, El Roquetísimo, El Roque me toca, El Roque no toques, el Tócame Roque, y El Roque Superior. Vamos, que uno tiene un prestigio ganado en el mundillo a pulso… Nunca mejor dicho.

(Mira hacia arriba, como hablando consigo mismo)

No es que yo esperara que los “espónsores se me rifaran a la primera de cambio, pero si he de ser sincero, ya tengo un cierto “caché” bien adquirido. No estaré en la cima, pero llevaba buena subida, segura y constante...

(Mira de nuevo al público, mano en el pecho, cara de susto)

¡Pero hoy ha sido un hito extraño, algo distinto! Hoy he sentido... ¡¡El horror!!

(Se tranquiliza de nuevo un momento, pequeño trago a la petaca)

Estaba anunciando un caldo de gallina envasado, con eso de: “Con esta gran sopa, la fiel gallinita, cloqueando pita, y el valor se topa”, con un servidor mostrando al final el tetra brick desde la cumbre del “Tócame Roque”, rodeado de majestuosas nubes (Señala con fervoral cielo, abriendo los brazos), y con la gallina, que estaba ya amaestrada a trabajar en las alturas, colgada del mosquetón(Muestra el pollo cantador que lleva colgando, y lo hace gemir lentamente).

Al principio, todo perfecto. Me agarro bien el mosquetón, la gallina y el caldo, me coloco los artilugios, iniciamos la escalada, y prácticamente no tengo que clavar ni un pitón: ya estaba la vía bien trabajada, por supuesto. La dejé perfecta, no hay roca que se le resista a Roque.

(Con aplomo y pasión)

Con paso firme, tranquilo y con la cuerda bien asegurada, me agarraba a las fisuras limpiamente, y mis fibrados músculos emulaban la gloria de mi héroe juvenil Spiderman, ejecutando impecables bavaresas.

Hasta pude apalancarme un par de veces por aquello de hacer tiempo, a descansar con la gallina en postura de reunión... Y tomarme un caldo.

(Levanta los brazos)

¡Y ahí se jorobó la cosa!

Yo no sé si fue el caldo, pero me entró un apretón repentino fabuloso, justo en el inicio del desplome. (Va recreando las explicaciones con posturas, como si se encontrara en situación). Estaba en ese preciso instante realizando un brillante paso de cigüeña, oséase, enganchado con un solo pie, y noté que me quedaba blanco y rígido. Ni hacia delante, ni hacia detrás podía, y la gallina, que debió intuir la situación, se puso histérica, de modo que “Cloqueando pitaba, pero desde luego, con el valor no se topaba”.

Es decir, que no solamente empecé a sentir lo que se llama terror escénico ahí colgado en las alturas (Vuelve a levantar los brazos), sino que el ave gallinácea no paraba de berrear y picotearme el trasero impenitentemente.

(Con cara de pena)

Qué os voy a decir.... Yo veía perfectamente la presa, oséase, el agarradero, e intentaba pensar, calibrando si necesitaba engancharme en bidedo o en monodedo, pero que si quieres arroz, Catalina. Allí estaba yo, quieto del todo, y más tieso que la pata de un banco, a pesar de los insistentes y molestos picoteos, intentando resistir el apretón.

En esos amargos momentos, algo en mi mente se iluminó, y lo comprendí todo (Abre los brazos, como si tuviera una revelación) : me había dado lo que se llama el bloqueo, y mal asunto fue el comprenderlo.... Porque entonces me dió la moto. Es decir, el baile de san vito en la pierna. Entre los picoteos y el telele de mi pierna, apenas sujetada en paso de cigüeña y ayudada con un precario monodedo en la izquierda, que conseguí gracias a un cactus milagroso (Señala el famoso cactus) la cosa estaba clara: o me bajaban de ahí con la gallina, o yo ni trepaba ni destrepaba.

Al ser consciente de tamaña situación, me fundí con la gallina, y sin saber cómo ni cuándo empecé a berrear, a gritar y a cacarear, de tal modo que ella ponía el agudo y yo el grave en una letanía de socorros infinitos.... Fue casi místico, el miedo en estado puro.

Hasta el apretón se me asemejaba a las ganas de poner un huevo (Ladea la cabeza, incrédulo).

En ese instante, el equipo de rodaje empezó a ponerse nervioso... Evidentemente, no podía acercarse el helicóptero que portaba al cámara, porque entonces un servidor hubiera volado más que la gallina, por poco que vuele el gallináceo.

Me gritaban: “El estriboooo, el estribooooo”, oséase, la escalerita de apoyo, pero aunque mi cabeza pensaba, ni me podía mover, ni podía mirar para abajo, ni podía arrearle un sopapo a la gallina. Estático como un muerto...

Y al final pasó lo que tenía que pasar.... (Casi se pone a llorar). ¡A mí, al gran Roque, me mandaron al cuerpo de bomberos para rescatar el mío, no de un accidente, sino de un apretón con telele!

Si es que encima tuvieron que arrancarme de la roca casi con palanqueta, de lo agarrotado que me había quedado... No solamente me suplicaban que dejara el monodedo con el cactus y les diera la mano, sino que tuvieron que bajarme con cuerda y en postura de paso de cigüeña, porque no había quien me moviera.

Una vez en tierra firme, querían que ingiriera un caldo caliente para relajar mis músculos, y puedo asegurar que la boca no consiguieron abrírmela. Sólo me faltaba otra dosis de caldo asesino... Hablar, todavía no hablaba, pero sí podía gruñir.

Menos mal que llevaba la petaca contra el frío (Muestra la petaca al público), y solamente un par de tragos me devolvieron la movilidad muscular.

En conclusión, una tragedia. Pues ahora que sé lo que es paralizarse de miedo, ni me veo volviendo a subir con la gallina, ni me fío de la vía del “Tócame Roque”, ni quiero comprometerme con publicidades que pueden grabar el fiasco, ni puedo imaginarme en una situación igual. No podría soportarlo...

(Levantando los brazo al cielo)

¿Pero qué hago, qué puedo hacer yo ahora? ¿Quién seré a partir de este momento??? ¿De qué servirán mis habilidades montañeras?

Mi madre, mis hermanos, mi novia, los “espónsores....

Es más, si no lo intento de nuevo, sé lo que me van a llamar: Roque, “el gallina”. Da lo mismo el historial de mis proezas anteriores, lo sé. Debo continuar, aunque fallezca directamente en el intento.

Todo sea que consiga volver a poner el pie en la roca (Pequeño trago a la petaca).

Todo sea que alguien me ayude.

Todo sea que encuentre a un buen compañero de ruta que no me grite en el intento...

(Con resolución)

De momento, me llevo conmigo el cactus y la gallina. Ellos saben, sin duda alguna, lo que ha pasado. Son testigos del evento.

Lo lamento, amigos... ¡¡Me voy!!

(Coge todos los artilugios del suelo, y se marcha agobiado, pero con prisa)

http://es.wikipedia.org/wiki/Escalada

una gallina

BANDOLERARosy (Bandolera), desde Barcelona.

 

El video

EUROmodul stand TRANSFORMER 7 Abril 2013 Video Portada
EUROmodul stand TRANSFORMER
Leer más 0 Comentarios 5014 Lecturas
 
 

Lo que se comenta...

 

Regístrate en a:Ditoday

a:Ditoday

 

Regístrateen a:Ditoday y tendrás acceso al resto de secciones:

 

  • Foros exclusivos
  • Noticias adicionales
  • Participación en encuestas
  • Acceso a bases de datos

 

Para registrarte en a:Ditoday tan sólo necesitas una cuenta de e-mail válida.

 

Ya nos sigues?También puedes seguirnos en Twitter, en FaceBook y en Google +1